ROSTRO ALEGRE

https://lidiacastronavas.wordpress.com/category/6-escribir-jugando/

Me acerqué a él para ver como me quedaba el disfraz de indio. Viendo con asombro que no se trataba de un espejo. Un gran agujero en la pared me permitía pasar al otro lado.
Haciendo aquello que me daba tanto respeto, me adentré en el vergel con una ilusión incontrolada.
El sonido de la hojarasca bajo mis pies hacía que temblase, pero ante aquellos ruidos tétricos no podía parar, y decidido saqué la flecha del carcaj y le apunté sin vacilar.
Ahora me miro en el espejo y sonrío, ya no tengo miedo.
Rostro alegre, así me llamó él.

Adelina GN

reto-marzo

SU MEJOR REGALO

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2020/01/01/escribir-jugando-enero-2/

Viendo aquella carta con la que tenía que iniciar el juego, Irene se identificaba con la niña portadora del gran regalo.
Enero era el mes en el que cumplía años, entonces pensó, que su gran premio había sido siempre su vida.
La fortuna de acumular experiencia año tras año, comprometerse a cargar con lo que se aprende, moldeando de ese modo el reto que jugando a lo largo de los años se escribe tu historia.
Por tanto, esta vez sería ella la protagonista, su estrella y su montón de primaveras iban metidas en aquella caja, envueltas en papel de esperanza.

Adelina GN

reto-enero

EL ROSETÓN

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/10/01/escribir-jugando-octubre-2/

EL ROSETÓN

Hasta entonces en la cripta aquel rosetón en el suelo había permanecido cerrado.
Una especie de tapadera con cierre de seguridad, escondía de lo que en realidad se trataba aquella ornamentada estructura.
En la jaula se guardaba con recelo por sus antepasados, la llave con la que sería pronto abierta.
Había llegado el día, la joven princesa era proclamada reina, pero antes la prueba crucial para serlo.
Tomó la pieza de cobre abriendo aquella claraboya centenaria que decoraba la estancia privada del castillo.
Tenía que parecerse a ella, a la primera mujer que fue el pilar que levantó aquel reino.

Adelina GN

img_20190831_093908

LA DIOSA DE LA CREACIÓN

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/09/01/escribir-jugando-agosto-2/

LA DIOSA DE LA CREACIÓN

Perfecta, impecable, una creación idéntica a ella que contemplaba orgullosa. Otro de sus éxitos que incrementaría en su carrera riquezas y prestigio.
Así era el rostro que Izanami, cirujana de estética facial, había logrado en su amiga y en aquel experimento que ocultó al mundo.
La luna reflejaba su luz sobre el agua estancada en la fuente del jardín de la mansión. Los invitados abandonaban entonces la fiesta y todo quedaba en calma.
Era el momento de que su doble disfrutase de libertad, abriendo la puerta del zulo donde la tenía, sacó de allí a la creadora de ella misma.

Adelina GN

reto-agosto

LA FIESTA DE VERANO

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/06/01/escribir-jugando-junio/
Sus miradas no se apartaban de la marmita, cocinaban como cada solsticio de verano el brebaje que dotaría a una joven de un apuesto príncipe.
El sol cerca, muy cerca calentaba aquella olla en la que por obra de magia se reflejaba la luna.
Los tres esperaban acechando a la rana para atraparla.
Mientras tanto cada uno la llamaba a su antojo cantando…
Sol: Cura sana anca de…
Sti: Cu cú cantaba la…
Cio: Estaba la… sentada
La fiesta estaba montada y la astuta ranita se encontraba bailando con la joven, que pese a tanta entonación ya la había besado.

Adelina GN

reto-junio

MI VIEJO

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/05/01/escribir-jugando-mayo/

Es tiempo ya de que os cuente este secreto que pronto tendré que experimentar.
Lo vi abrazando aquel viejo cofre que a su vez era un reloj y que nunca sacaba de la vitrina. Llevaba tiempo diciendo qué… “Un día de estos dormiré profundamente, no intentéis despertarme, habrá llegado el momento en el que soñaré mi último sueño”
Acomodó entre sus barbas de casi cien años, como su tesoro, el tiempo que le quedaba para soñar y fue, poco a poco cerrando los ojos.
Mi viejo quedaría dormido, sería otra estrella en el firmamento. Y allí plácidamente soñaría por siempre.

Adelina GN

reto-mayo

CADA AÑO

Reto https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/04/01/escribir-jugando-abril/

Caminaba cabizbaja, pensativa…
Aquella calle tenía algo, quizás su madre no debió de haberle dado aquel libro a tan temprana edad.
Ese año se había animado y entraría, ya su mayoría de edad la había superado con creces. Cumplía 40 años, y todos los anteriores el mismo ritual.
Ahora lo recordaba… Con su capucha azul y paseando mientras contaba los números de las casas…
El 13, el 15 y seguidamente el número 17
¡Allí debía de entrar! Cerró los ojos deseando que al igual que su madre estaba con vida, también lo estuviera la mamá que no la pudo criar.

Adelina GN

reto-abril