LETRAS VIVAS/Escribir Jugando

https://lidiacastronavas.wordpress.com/category/6-escribir-jugando/

LETRAS VIVAS

La herencia me dejaba temblando, una vieja máquina de escribir y un carrusel miniatura.

El viento silbaba por la ventana cerrada, había un frío de suspense y de intriga.

Sentí su presencia, el olor a su tabaco, le guiñé un ojo y me senté delante de su herramienta vintage, la que siempre le dio vida a las letras del tío Arturo.

Quise comprobar su sonido, el que en tantas ocasiones él utilizó para adornar sus escritos.

Tecleé la A y el caballito avanzó, dejando en el aire una nota musical.

Sucediendo lo mismo en cada letra al escribir su nombre…

Adelina Gimeno Navarro

CARA A CARA

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2021/01/01/escribir-jugando-enero-3/

CARA A CARA

Aquel frasco tenía la forma de una gota de agua, con nieve en su interior.

Al moverse, la nieve hacía un efecto relajante.

Dentro, la miniatura de una isla, una doble superficie simulando dos partes, una árida y seca, y otra un vergel que se mantenía a flote.

En mi sueño yo vivía allí, debía mantener el equilibrio o al cambiar de actitud, podría darse la vuelta y encontrar solo un desierto.

Desperté, alguien encendió la luz, le vi acercarse despacio y pegar su nariz en aquella esfera de cristal parecida a una bombilla.

¡No podía ser!

¡Era yo mismo!

Adelina GN

ROSTRO ALEGRE

https://lidiacastronavas.wordpress.com/category/6-escribir-jugando/

Me acerqué a él para ver como me quedaba el disfraz de indio. Viendo con asombro que no se trataba de un espejo. Un gran agujero en la pared me permitía pasar al otro lado.
Haciendo aquello que me daba tanto respeto, me adentré en el vergel con una ilusión incontrolada.
El sonido de la hojarasca bajo mis pies hacía que temblase, pero ante aquellos ruidos tétricos no podía parar, y decidido saqué la flecha del carcaj y le apunté sin vacilar.
Ahora me miro en el espejo y sonrío, ya no tengo miedo.
Rostro alegre, así me llamó él.

Adelina GN

reto-marzo

EL PESO DEL ALMA

Era su canción preferida, la que desde su ausencia escuchaba con asiduidad. Me la llevé conmigo, ella amenizaría el momento en el cementerio. En el día de Todos los Santos, dicen de aquel lugar, que las almas juegan entre los arboles, a merced de que algún gato travieso intente alcanzarlas. Eso quise imaginar, que la suya vendría hoy a casa conmigo, al ver al felino acercarse con su ronroneo a mi lado. No dejé un instante de llorar, de recordar cuantas veces aquel tema sonó para nosotros. El peso del alma, 21 gramos que perdemos a la hora de nuestra muerte.

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2018/11/01/escribir-jugando-noviembre/

20180901_123704

PRISIONERA POR AMOR

Participación en el reto “Escribir Jugando”

https://lidiacastronavas.wordpress.com/escribir-jugando/

Irene seguía creyendo en el amor, a pesar de que el día que lo encontró, cruzó para siempre la puerta de plata, así poéticamente, llamaba ella al cambio que conducía al matrimonio. La joven poeta jamás volvería a ser libre. Ahora la única libertad que conocía, consistía en sentarse y mojar su pluma en el tintero, para escribir bellos poemas de amor, haciendo referencia siempre a su vida encarcelada. Siendo aquel el juego del que podía disfrutar en aquella soledad, ese día escribió: Amada libertad traza en el papel tu nombre, para que nunca olvide que un día fui libre.

Adelina GN

NO ERA UN JUEGO/Reto Literario/Escribir Jugando

https://lidiacastronavas.wordpress.com/escribir-jugando/

Desde arriba contemplaba a la perfección un panorama maravilloso, había llegado allí utilizando el puente colgante y no con la intención de deleitarse. Su propósito no era jugar, acercándose demasiado a la barandilla se ponía en peligro. Era lo que quería, inestable emocionalmente e insegura, quiso terminar perdiendo y dio un paso al frente en aquel suelo que se movía al igual que una balanza, metió la mano en el bolsillo, encontrando su dado de la suerte.
Miró expectante al vacío, no era un juego, por lo que cerró fuerte su puño y lo devolvió al interior de su gabán.

Adelina GN