RELATIVO AL AMOR

RELATIVO AL AMOR

RELATIVO AL AMOR

Desde allí dentro parecía un lugar acogedor, la zona encharcada era obvio que estuviese así, encharcada, puesto que las lluvias primaverales en esa época, ese año se habían alargado en el tiempo.

Irene, llegaba a su destino, un maravilloso paraje y unos no menos maravillosos días la esperaban, todo se suavizaría, se tenía que suavizar.

Anduvo hacia la recepción de aquel bosque materializado de urbanismo que  adaptado y con un aspecto moderno, mostraba sus comodidades en carteles anunciadores, mezclándose estos con la predispuesta y enfocada naturaleza. La que aliviaría todo trauma acumulado, fuera cual fuera la causa o aquello es lo que se anunciaba en el folleto que llegó a sus manos hacía ya un mes.

En el sorteo del barrizal, mientras caminaba y para no meterse de lleno en él, Irene dejó que le tocase a Marc, mientras este estaba pendiente de la avioneta que surcaba el cielo, haciendo publicidad aérea de El Parque Monkey.

Ahora os hablaré un poco de los dos, estos jóvenes que se van a acomodar por un periodo ilimitado, en el caso de Irene, en aquellas cabañas en plena naturaleza. Marc, regresará algo más pronto, pero él lo sabe, lo único que le preocupa ahora es la joven, además del traumatismo de su tobillo, es que en tan poco tiempo ha simpatizado ya con Irene, una joven veterinaria que sufre del abandono repentino de su pareja a pocos meses de una boda que no llegó a realizarse. Dos dolencias distintas aunque relativamente parecidas en su tratamiento, las dos necesitaban de relajación y tranquilidad, una física y otra mental, pero sin duda las dos se verían solucionadas emocionalmente.

Era el 48 de la fila, ella lo sabía, arrastrando su maleta se encaminó hacia la cabaña con ese número, la cual le habían indicado previamente. Dejando a Marc, que se ubicase en la que le había tocado a él y que quedaba justo frente a la suya.

Era un lugar de ensueño, para una fanática de los animales, dedicada desde siempre a favorecer a los más necesitados; Irene disfrutaría y le vendría muy bien estar rodeada de aquellos primates que como allí se encontraban libremente en sus casas centrales para guardar a los clientes.

Amanecía, el chaparrón ya había amainado y tímidamente aparecía el sol para hacer referencia al famoso refrán, que a ella le disgustaba tanto escuchar… No hay sábado sin sol, ni doncella sin amor…

El porche aún goteaba, pero Irene se estiraba respirando la suave brisa de una borrasca que desaparecía, de momento.

Bajó los brazos tomando el movimiento más usual entre las personas, dejar los miembros relajados mientras los movemos.

Alguien la miraba, imitando su movimiento, adoptando su actitud, Piero se unía al que llegó a ser un baile improvisado.

Lo invitó a entrar, era algo permitido por la dirección del complejo, y así lo hizo, se cogió de la baranda y elegantemente saltó, siendo saludado por Irene, que se presentó amigablemente, leyendo en la credencial que llevaba al cuello el nombre de Piero.

Mientras tanto, Marc, observaba la escena, no debía de preocuparse, decía riendo, regresando dentro y dejando vacío aquel otro porche en el que se volvía a escuchar caer la lluvia.

Aquel desayuno parecía que no terminaba, y Marc llamó a Irene, desde la mitad de la calle. Gritó su nombre, mientras la citaba en la zona del deporte de riesgo, la esperaría justo en la tirolina.

Irene levantó su mano, añadiendo a la afirmación a Marc, un saludo de entendimiento, que Piero imitó. Ya se lo había advertido, le decía a Piero, le daba miedo esa clase de actividad, pero claro, entraba en la lista de las tareas para aquellos días y habría que hacerlo.

Piero, mientras ella le hablaba la miraba a los ojos, era lógico que la entendía, se dio cuenta mientras le acariciaba la mano y él le ponía morritos de comprensión.

Era la hora, Irene, salió llevando de la mano a Piero, que ya no sé apartaría de ella de ninguna de las maneras, ni tan siquiera cuando en ese instante, del salto, el monitor le advertía que era ella la única que saltaría. Dejando a un lado las advertencias del instructor, se colgó y se tiró detrás de ella custodiando su caída.

El amor había nacido entre ellos, los necesitados, a Piero se le había muerto su pareja hacia tan solo unos meses, pero ella no era para él, ni viceversa.

Marc, llevaba los resultados médicos, sus días de permanencia allí terminaban entonces, abandonaría el lugar, pero antes bromeaba con Irene, respecto a Piero, mientras acudieron a la piscina para unos baños terapéuticos, antes de que él se fuese.

El jacuzzi era el único lugar al cual no dejaban entrar a Piero, de todos los espacios cerrados, ese, era en el que le prohibían la entrada. Una lástima, pensaba Irene, sabía comportarse, era educado, pero su instinto natural le condicionaba y como en otras ocasiones al ver a otras personas su actitud no era la adecuada y se ofendían al ver cómo se tocaba.

Aquella tarde sucedería lo que se estaban temiendo desde que Irene, llegó al complejo turístico y conoció a Piero. Su relación se había estrechado y ninguno de los dos planteaba su vida sin el otro.

Era cierto que el sistema nervioso de Irene, había mejorado bastante, la convivencia con Piero, era lo que más efecto le causó.

Sus juegos manuales, y de coordinación le demostraban que podía volver a su trabajo en la ciudad.

Había sido una experiencia muy positiva, no tenía duda de que lo recomendaría, el parque Monkey no quedaría desierto de halagos por su parte.

Le avisó, me voy ya, le dijo, se acabó, la vida tiene una normalidad, le repetía mientras sus manos entrelazadas se negaban a soltarse. Piero, paseaba su dedo índice, la señalaba a ella, luego se señalaba él y por último sus manos unidas. Irene asentía con la cabeza y repetía la acción, negando al momento lo que estaba haciendo e intentando soltarse lo miraba fijamente a los ojos.

Las horas previas a una despedida siempre son dolorosas, por eso la dirección empresarial que gestionaba el tratamiento en aquel entorno natural, organizaba una cena de bienvenida y despedida que suavizaba ambas cosas.

El salón engalanado para la fiesta estaba preparado, todos acudían al encuentro con los novatos con sus mejores galas, y las más cómodas.

 Aquel era un lugar para la comodidad y todos lo sabían, los únicos que lo ignoraban eran los nuevos que igual que le pasó a Irene, muy pronto se darían cuenta.

Tres meses después…

El autobús aparcaba cerca de recepción, sus ocupantes bajaban en orden inspeccionando, admirados del lugar, en el mostrador eran provistos de una llave y unas instrucciones de dónde debían ir.

Un joven con una ligera cojera le ofreció su ayuda a una joven a la que le habían designado la cabaña de enfrente a la suya y al que el recepcionista parecía conocer al llamarlo por su nombre, Marc, le dijo.

María, despertaba muy cansada, el viaje había sido muy pesado, demasiadas horas de carretera, pero el lugar merecía la pena.

Después de que su pareja desapareciese tan solo dos días antes de la boda, ella había caído en una depresión que la estaba matando.

Por casualidad un día llegó a sus manos un catálogo de información de aquel lugar paradisíaco, El Parque Monkey…

El chimpancé adjudicado para la compañía de María, estaba esperando allí mismo, hasta que ella le hiciese pasar y queréis saber una cosa… Aquella sería la solución, lo que ella precisaba para sus problemas. Miró el papel y comprobó que el nombre coincidía con el que había en su identificación, Piero.

Lo llamó y él saltó delante de ella, reconociendo su nombre en la voz de María, la que se acercó y le dio un plátano para familiarizar. Entonces el muy avispado Piero, olisqueó su cuello sabiendo en cada momento lo que hacer para ganarse la confianza de María, igual que en su día le pasó a Irene.

Y desde aquí ya sabéis la historia, sabéis que María, se enamorará, que sentirá una atracción animal por la especie en aquel ejercicio relativo al amor.

Pero con qué finalidad, que mente privilegiada, manejaba la de las personas  que mostraban una desilusión por abandono.

La especie humana desarrolla el cariño y lo adjudica por necesidad, después muere por amor, por la compañía que su corazón visceral necesita.

En aquel lugar donde la naturaleza era disfrutada durante tres meses, se acondicionaba a los pacientes a enamorarse de su medicación, del tratamiento que les iba a dar la solución para salvar su estado de ánimo y por consecuencia, su vida.

Piero, se convertiría en su apoyo moral, ella le daría cariño y él se lo devolvería con creces. En una palabra se enamoraría de él, le debería mucho, tanto que cuando llegase el momento de abandonar el lugar le costaría la misma vida.

Todo cambiaría en la cena de despedida y bienvenida, ya lo sabemos, pero qué es lo que ocurre en esa velada, qué pacto de silencio se soborna para que de allí no salga el experimento secreto que llevan a cabo.

Y mientras todas esas incógnitas nos hacen seguir pensando, en la ciudad una cambiada y feliz Irene, pasea de la mano con Piero, mientras alguien le hace esta pregunta…

-¿Irene, cómo te encuentras?

Adelina Gimeno Navarro

PERDONE QUE NO ME CALLE

Desde Valencia, Adelina Gimeno Navarro, una escritora muy apasionada y entregada a la Escritura, se une a nuestra causa, que también es la suya, por mujer y por utilizar con mucho arrojo su pluma contra las violencias y los feminicidios. Gracias, Ade, compañera.


DICES QUE ME QUIERES

Pues no dejes que la sombra de tus manos caiga sobre mí, duela y me desespere.
No dejes pues que mis sollozos invadan el espacio sin que se escuche ninguna melodía, pues mis lágrimas cantarán.
Deja pues de arrojar insultos que se precipitan sobre todos, sobre ellos, sobre mí.
Pues no dejes de recordarme que soy mujer con tu hombría, desbordada siempre en altanería dañina.
Deja pues de quererme y no, no me quieras así.
Pues así no me quieras, eso no es querer, es doler.
Queriéndome así serás la oscuridad en mis días, la muerte en mi vida.
Pues no quieras que a la fuerza te quiera, pues no busques mi lengua certera.
Pues dices quE me quieres, no te arriesgues a preguntar.
Pues al final sabrás la respuesta.
Pues yo, también se lastimar.
Adelina GN

AQUELLA NUBE BLANCA

https://www.facebook.com/groups/101042810429852/permalink/593903144477147/

Puede que fuese una pareidolia, pero sin duda era ella. Me habían alertado de que emocionaba ver su rostro dibujado con tanta perfección.
La abuela Irene, siempre nos contaba el mismo cuento, nos sentábamos frente a ella, en el suelo y levantando la cabeza bien erguida la escuchábamos relatar.
Irene sabía que aquella lectura les gustaba, iba de imaginar, de ver dónde nada había, de crear ilusiones creíbles.
Y así fue lo que hice, me senté en la acera, mirando fijamente la nube en la que se veía la abuela, sentada en su mecedora, con sus lentes de leer puestas dispuesta a contar el cuento de imaginar figuras en las nubes.
Pero ahora era mi ilusión de recrear de nuevo aquella escena, la que me permitía ver en aquella pareidolia a la abuela leyendo.

Adelina GN

FB_IMG_1594999112042

SORTEO/FACEBOOK/Publicidad

¡Hola! ¿Te gusta leer? Yo escribo ✍️
Participa en el sorteo de mi novela desde hoy 10/07/20 hasta el 01/08/20 👈
¡LEER LAS BASES! GRACIAS 👇
Este es mi primer sorteo en Facebook y para participar, y optar al premio debes: seguir mi perfil Adelina Gimeno Navarro-Escritora, comentar la publicación que estás leyendo nombrando a dos contactos tuyos, dar a “me gusta” y compartir. Agradeceré inmensamente tu participación ya qué: Cada vez que me lees me proporcionas identidad.
Sorteo: LA CHICA DE AYER
Novela de narrativa
Si eres una persona afortunada en el juego y eres la agraciada con mi novela, recibirás un ejemplar en papel si eres de España, sí por el contrario eres de más lejos te lo envío en digital por correo electrónico.
Gracias por tu atención y suerte.
LA LITERATURA ES EL MEJOR DE LOS REGALOS
Adelina GN

IMG_20200429_202203_975

 

Destino: SETNATUM

https://www.facebook.com/groups/101042810429852/?ref=group_header

Soy la voz en off de esta historia…
Desde aquí contaré cada escena que leas en estas líneas.
Cada hora la puerta de aquel almacén se abría y con mucho cuidado trataban a los que aquellos hombres traían maniatados.
Hasta un total de diez llegaron a ser, hombres y mujeres, acostados en las camillas de aquel diáfano lugar, que a pesar de todo, era lo menos parecido a un hospital. Por muchos departamentos equipados con el mejor material de investigación.
Les manipularon, eso era una realidad…
¿No los veis? Andan desorientados, es algo extraño, pero…
Pasaron unos días, y ahora nos vemos volando sobre aquella isla, sorteamos las palmeras, alguien nos espera allí.
Aterrizan, pero los pilotos no abandonan la avioneta, uno de los soldados deja a los viajeros en tierra y sin pensarlo suben a la orden de “Nos vamos” que gritó el superior.
Ahora se escucha a una de las mujeres decir: Alguien sabe dónde estamos…
Nadie le contesta, al contrario, su mirada perdida la advierten de que a los demás el tratamiento los ha dejado en otro momento y por ese motivo no reaccionan…
Alguien sale a su encuentro, el cortejo de bienvenida no alarma a nadie, únicamente a la joven que les habla. Y la que les grita ¡Quiénes sois!
Pero ellos tampoco le responden, se acercan con sigilo, y soy yo, la voz quien les dice que los sigan…
Mientras la joven no afectada por las drogas, mira como los miembros y los cuerpos de sus compañeros, van mutando de manera invertida, al revés…
Y es ella misma quien les coloca una de aquellas máscaras blancas, qué no sabe cómo han llegado a sus manos.

Adelina GN

FB_IMG_1582335551909

VINTAGE LOVE

https://www.facebook.com/groups/101042810429852/?ref=group_header

VINTAGE LOVE

Era lógico que aquel viejo varadero crujiese al caminar por él.
Se veía sucio, en mal estado, pero no perdía el encanto con el que lo habíamos hecho.
La verdina también despedía un olor característico del agua estancada. Todo demasiado viejo para que estuviese bien conservado.
Fue entonces cuando escuché otro sonido que me resultaba conocido, el de un pequeño motor que hacía funcionar su silla de ruedas.
Desde aquella posición, en aquel punto de nuestro embarcadero, mi amor un día que ya mi mente a duras penas logra recordar. Trazaba aquel corazón, unas líneas desperfectas, que al paso del tiempo no habían hecho más que envejecer.
No tenía duda, la esencia de nuestro amor después de tantos años seguía limpia y viva…
¿Sino, cómo se entiende?

Adelina GN (Perdón por el retraso)

FB_IMG_1582337413203

ESPECIAL SAN VALENTÍN/Musas literarias

https://www.facebook.com/Musas-Literarias-2049797035253164/
AUTORA: Adelina Gimeno Navarro
TITULO: TE QUIERO
Aún no ha amanecido, el día de los enamorados no ha despertado todavía, pero siempre lo hemos dicho. Aunque estuviésemos separados nos íbamos a escribir siempre.
Y aquí me tienes amor mío, un día más, otro año comprometiéndonos con nuestro querer. Para qué, para que no muera, para que viva en nosotros, en nuestras letras.
Puedes creer que ya estoy deseando leerte, pero para ti aún es pronto, sigues dormido cariño. Lo sé, mi necesidad por escribir siempre te ha obligado a replicar mis letras.
Deberíamos de patentar este modo de comunicar los sentimientos, es fiel y no se puede rectificar. Así lo hacemos y siempre lo hemos hecho amor, también sé que la distancia no es el olvido, la prueba, nosotros.
Esta separación forzosa nos obliga a querer que nos digamos te quiero, que nos esperemos el uno al otro. No queda otra, cariño, el amor de verdad es así, sufrido, cómplice de dos.
Un día el destino se sinceró con nosotros, el sino de nuestro amor habló y así lo hizo, con letras, con nuestras cartas, con las mías las que no lees y con las tuyas, las que escribes con el corazón.
Hoy voy a ir un poco más allá, al escribirte, de cualquier modo, me sirve de terapia. Terminaré y la guardaré en el cajón de mi escritorio, iré a tu habitación y con cariño te despertaré, diez años a tu cuidado, sintiendo el paso del tiempo en mi piel y viendo la tuya envejecer sin que tú lo aprecies.
Es una crueldad, pero nuestro deseo era este, vivir siempre juntos, que ninguno se fuese antes, que ni tú ni yo fuésemos el primero y así está siendo.
Hay que ir con tacto a la hora de pedir, ya que los deseos suelen cumplirse de un modo u otro, para bien y también para mal.
Aunque para ti no tiene nada de malo, pues puedes catalogar cualquier momento en otro espacio tiempo. Sentir frío cuando el día es caluroso y sudar en ese instante en el que los cristales se empañan por el contraste de la temperatura de fuera a dentro.
Pero lo que me gusta, lo que me hace enloquecer de amor, es el momento en el que una vez aseado, sales directo al salón, te calzas tus lentes, y abriendo con elegancia tu cuaderno comienzas a escribir. Incluso antes que desayunar, la musa que sigue viva en ti, te inspira como antaño y dedicado a mí como siempre, me escribes.
Ella no olvidó, te ha sido fiel, bendita la mente que con misterio aún te pertenece, por cuánto tiempo, hasta cuándo…
P. D:
Me miras, sonríes, tendiendo la mano, me lo muestras…
Hoy como cada día leo, te miro, dos lágrimas se deslizan por mi rostro…
Creo que nuestro deseo se cumple, está cerca, muy cerca…
Comienzo a imitar tu patrón, pronto será posible estar juntos, espérame, te quiero.
Tu amor

kwkibmnmnpzngcihnqgy

DESDE MI VENTANA-Cambio

DESDE MI VENTANA-Cambio

https://www.facebook.com/groups/1637702329707380/permalink/1701916009952678/

¿Qué hay compañeros de vida?
Os habéis dado cuenta de que compartimos una afición. La de vivir.
Sin duda me refería a esa, a la que hay que echarle ganas, o te aburres infinitamente. Y no porque no tengamos nada que a hacer. Simplemente que el día a día tiene su aquel y su ese, y como te cambia los planes el muy gamberro. No sé vosotros, pero yo no planeo nada, lo que acontezca lo disfruto y lo que tenía pensado yo lo decido posponer para otro momento.
Es lo que estos días estoy haciendo, se me pasó la semana sin darme cuenta, hay adversidades que hasta ellas mismas saben establecerse para no marearte más de la cuenta y que sigas haciendo aquello que más te gusta. Esperando paciente a que se solucione, de que modo, del único que arranca mi verdad de dentro. Y es este que practico, gritando mis letras siempre.
Adelina

sa_1490068416brisa

CRÓNICA PARA UN MEME

Hace tan solo unos meses que he vuelto a usar Internet, por motivos que muchos sabéis y otros podréis imaginar. Me vi privada de ese hasta entonces medio virtual que tantas alegrías y diversión me dio. Mi crónica del día de hoy, no va a alejarse mucho del tema. Me encuentro bastante decepcionada, pero no quiero por nada del mundo ofender, ya que una servidora tampoco goza mucho de una brillante elocuencia ni asiduidad en lo que se refiere a actividades en las redes sociales. Repito, al volver a Facebook encontré una inactividad en lo que es el mundo literario dentro de la plataforma. Poco a poco fui retomando los contactos y avisando de que había vuelto. Consiguiendo volver a sentirme en mi casa. Por qué y como muchos también sabéis nuestro amor nació en un chat. Pero por favor, no me quiero desviar del tema y como me conozco, es muy probable que lo haga o que ya lo haya hecho. Así que en resumidas cuentas (frase de mi abuela) quisiera, referirme solamente y únicamente: a la masiva presentación de memes que encuentro últimamente en Facebook, la cantidad de noticias que te piden compartir, teniendo en cuenta que muchas de ellas en su día fueron reales, pero que ahora ya se encontró a la persona, animal o cosa. Intento hacer un repaso rápido y actualizar mi perfil, porque ya no me siento a gusto. Tan solo me centro en lo que me aporta algo e intento ser educada con aquellas que en realidad considero que merecen ser atendidas. Sé que este comentario no me puede beneficiar mucho, pero necesitaba escribir y me ha servido para desahogarme antes de emprender la tarea diaria de escribir y plasmar mis escritos en las letras. Aunque creo que es un avance de lo que tocaba hoy. Sinceridad y como digo sin intención de ofender ni criticar a nadie, si he sido sincera en todo lo anterior no tengáis duda de que ahora también lo estoy siendo. Todo esto para decir que encontré este meme el otro día en uno de esos (porque todo no va a ser malo) que todo lo que leía me llamaba la atención. Espero que sea cierto, que no me estén metiendo gato por libre, ya que si es así sería en lugar de mis crónicas, un motivo para ampliar un artículo y aprender sobre el personaje en cuestión. Lo voy a tener en cuenta e intentaré escribir sobre ello. Y si alguien quiere aportar algo, aquí estamos, admitiré tanto en el blog como en mi perfil de Facebook la información que os plazca colgar.
Gracias y perdonar mi desfasada crónica de un día.

Adelina GN

43787888_10213644104876608_8640488182435020800_n