VERANO

VERANO

https://elpoderdelasletras.com/

Dios mediante comenzará el mes de verano por excelencia, seremos unos privilegiados de poder disfrutar del buen tiempo, en esos días en lo que todo lo que se hace huele a fiesta, a cómodos momentos de ocio, donde las horas son largas para poder aprovechar el tiempo. Pero es hoy aún, no es mañana, ni tampoco es ayer “por tanto” vivamos el presente, dejemos el pasado atrás y no pensemos en el futuro. Este hoy que es mi futuro y casi mi pasado, quiero aceptarlo primeramente como venga, con calor con frío, aprovecharlo y por último lo viviré intensamente. Así de ese modo quiero pensar cada día al levantarme y al acostarme que la felicidad me espera. Que mis sueños no se desvanezcan con el tormento de que haré mañana, ya que para mi hoy es, mi presente.

©Adelina GN

AMANDO

AMANDO

Siento la vida dentro de mí cuando al jadear despido partículas de amor que a tus caricias enloquece.
Queriendo extirpar lo asiduamente cotidiano sin mirar momento, ni lugar.
Ensúciame, soy tuya, haz que me convierta en la salvaje damisela que espera.
Inhalar tu aroma me hace sentir, me sosiega, entonces te quiero, te adoro.
Vuelvo en mí, de nuevo respiro, soy yo…
¿Me quieres? Formas nuevas maneras, lo desconocido va a esconderse.
Nació ahora, sin prisa, pero con pausa un modelo de amarnos que hasta a nosotros se nos escapa.
Toma mi mano, que aprenda, que un suspiro la provoque, que culmine nuestra pasión, fulminando el sexo haciéndolo amor.

©Adelina GN

Ver la entrada original

LA LLAVE

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/07/01/escribir-jugando-julio-2/

Ante sus imaginarios ojos, ilusionismo, esperaba que apareciese por arte de magia la llave que abriría el candado de la pequeña habitación.
Magia que la mano humeante les indicó que encontrarían en el libro de los hechizos, el grimorio.
Él estaba cómodamente sentado, muy señorial esperaba alumbrado por una tenue luz que la magia le sorprendiese.
De pronto alguien gritó…
¡Aquí está!
Inexistentes sus ojos pudieron ver por arte de magia que la puerta se abría…
Dejando ver la fiesta en honor al aniversario de aquel evento…
Un juego de letras mágico que elogiaba al maestro que ocupaba el sillón.

Adelina GN

reto-julio (1)

LETRAS DE MUJER- Patricia Highsmith

LETRAS DE MUJER- Patricia Highsmith

Patricia Highsmith
Puede que la trascendencia de su vida la condicionarse a reflejar esta misma en sus novelas, todas ellas de género de suspense.
La separación de sus padres cuando aún no había nacido, una infancia dirigida por su abuela materna y el matrimonio de su madre cuando contaba con una corta edad, serían sin duda alguna, consecuencia en ella para considerarla la escritora más morbosa de la época.
Patricia comenzó a escribir muy pronto, a los catorce años escribió su primer relato que no fue conservado. Hasta entonces no conoció a su padre, otro motivo que deslució su vida, ya que nunca pudo vivir con él, porque terminó viviendo con su madre y el hombre que se casó con ella.
La relación con él nunca fue buena a pesar de prestarle su apellido, pero casi peor fue con su madre, con la que mantuvo siempre una mala convivencia. Debido…

Ver la entrada original 440 palabras más

EN EL CALOR DE LA NOCHE/Erótico

EN EL CALOR DE LA NOCHE/Erótico

EN EL CALOR DE LA NOCHE

Después de aquel día tan agotador en el que el sol había calentado a su antojo, sin dar tregua, era ahora en el presente amanecer cuando el sofoco seguía en su cuerpo. Mandi se asomaba a la ventana, apenas veía desde allí a cuatro jóvenes que perdidos en el tiempo quedaban descarriados por la piscina. Aquellos personajes festivos eran los últimos de aquella fiesta a la que había asistido y que ya hacía dos horas que había terminado. Ella ya llevaba cuatro descansando de su cómoda cena con Luis, vacía de toda clase de excesos, descansada de alteraciones nerviosas y desierta de cualquier estímulo. No era que no lo necesitase, pero el conservador de su acompañante en aquella noche, aún siendo ella quien corrió con todos los gastos de aquella velada, no pronunció la palabra lujuria en toda la noche ni para a hacer un gracioso chiste. Estaba claro que pudiera ser que ni él mismo tuviese necesidad de llegar hasta aquel punto, por edad o situación, pero ella, la señora, como la habían llamado en la mañana, cuando puso su cuerpo a broncear, le apetecía amortizar el gasto económico que resultaba de aquella escapada a la playa en un fin de semana en el que nadie la iba a notar a faltar. Su abanico se esforzaba en darle el aire que le comenzaba a faltar, cuando de pronto, descubrió saliendo del restaurante hacia la orilla de la piscina a un galán que con su copa en la mano miraba hacia arriba, fijándose y no por casualidad en el balcón de su departamento. No podía creérselo Sergio se había acordado y ella lo había olvidado, aquel chico que la había titulado como señora por la mañana, mientras embadurnaba su espalda con la crema solar, no olvido la cita burlona que ella misma había montado para no violarlo en aquel preciso momento. Cuando devolvió la vista a sus ojos librando de la fantasía a su mente, descubría que el adonis perfectamente dotado de cuerpo y mente, había desaparecido. Escuchando como golpeaban la puerta acto seguido a darse la vuelta para volver del mirador a la habitación. Posponía la voz de “Adelante” mientras su cuerpo se estremecía al evocar a sus sentidos aquellas manos resbalando sobre su cuerpo, pensando como abarcaba su cuerpo, cuando estando mostrando su espalda, las manos de aquel hombre joven se anclaban en su cintura. Un largo soplido se escapó de su interior, siendo esa la causa de que Sergio entrase en la habitación, contribuyendo a que los sentidos de Mandi fuesen activados al completo. Sentía un estímulo en cada punto estratégico de su femenino y adulto cuerpo. Mientras él, se acercaba a ella posando su mano fuerte y joven en su sudorosa nuca, acercando su cabeza de aquel modo tan sensual tan cerca de la suya, que Sergio notaba su agitado aliento. Y ella algo que no quedaba en tan alta posición. Pero ahí no terminaría todo, su otra mano, la izquierda, recorría toda la espalda de Mandi usando la acción que utilizó en la mañana, pero esta vez con su receptora vestida con aquel camisón de seda que sustituía a la crema contribuyendo a que el masaje fuese completo y placentero para los dos. Sin duda todo no quedaría en aquel acto, sin dudarlo no sería así, pero la duda queda para la imaginación, para que lo erótico de la escena pueda quedar sutil y mágico. Encontrando en la magia nuestra mejor arma de seducción. Hacer volar ese don de pensar y seguir dando vida a los sentidos, que aunque parezcan dormidos, siempre que los evocas se presentan en tu cuerpo, como un olvidado acto de recibir la crema para que el ardiente sol no nos queme.

©Adelina GN

LABERINTO DE EMOCIÓN

LABERINTO DE EMOCIÓN

Prefiero perderme en este mundo antes que en cualquier otro
Camino por él sorteando mil obstáculos, se decía, mientras en un trozo de papel escribía…
Maravilloso laberinto que de letras estás lleno, enséñame a andar por tus calles, sorteando tus complicadas sendas.
Hazme andar con paso firme en la literatura, aportando a ella mis sentimientos. Las letras no se aprenden, las letras se sienten.

©Adelina GN

Ver la entrada original

LETRAS DE MUJER- Laura Ingalls Wilder

LETRAS DE MUJER- Laura Ingalls Wilder

Laura Ingalls Wilder
Hoy la historia de la mujer escritora me condiciona a hablar de ella y de su hija Rose Wilder. Ya que ella tuvo mucho que ver en qué su madre Laura Ingalls después de haber escrito durante toda una vida para los niños, expusiera sus intimidades en los inolvidables libros “La pequeña casa de la pradera”
Después de una vida, casi que podría llamarse de nómada o trashumante, Laura junto con su familia y después de haber nacido en Wisconsi, viajó por Kansas, Minnesota y Dakota.
Fue una excelente estudiante, mientras que su escolarización a causa de los interminables cambios de lugar fue perdiéndose en el tiempo llegando de todos modos a ser maestra.
Su familia descendía del ilustre apellido Delano, que con el tiempo daría al país un presidente, Franklin Delano Roosevelt.
Laura Elizabeth fue la segunda hija nacida del popular matrimonio, gracias a la televisión…

Ver la entrada original 534 palabras más

LA HABITACIÓN DE ARRIBA

https://m.facebook.com/groups/1866372823646431?view=permalink&id=1867532023530511

Querido diario:
Son muchos los días, y alguna que otra noche que escribo en tus páginas. Ellas han recogido siempre mis dudas, mis enfados y todo lo vivido alegremente.

Cuando crecí y llegué a una cierta edad en la que ya entendía lo que me decían. Mi madre, recuerdo que me sentó en una silla, donde me colgaban las piernas, era una niña, pero parecía que ya debía de saber ciertos aspectos de comportaniento.
Aquel día pregunté…
¿Y no debo de entrar?
¡Nunca! Me contestaban rotundamente.
Se sabe que cuando te prohíben algo, es lo que más ganas tienes de hacer.

Pienso en aquellos momentos y apoyando mi mano en la barbilla, modo pensador, sonrío, ya que a pesar de las advertencias de mi madre, subí muchas veces hasta a aquel descansillo.
Desde allí escuchaba pisadas, cada año eran menos sonoras, no tenían nada que ver a las carreras que oía cuando era una niña.
Las noches las recuerdo muy tristes, mi mamá siempre me dejaba para la última, primero daba las buenas noches a mi hermano pequeño y luego se acercaba a mi habitación, me subía las sábanas y me besaba pidiéndome que yo lo hiciese dos veces en su frente. Era entonces cuando se llevaba parte de mi ropa, y me decía que era para lavar.

Nunca tuve intención de desobedecer, pero muchas fueron las veces que me arriesgué y llegué hasta la puerta, ésto nunca lo conté, ni lo escribí en estas hojas que consolaban mis nervios, cuando pegaba el oido y escuchaba aquel respirar tan agitado como el mío.

Sin duda a llegado el día o mejor dicho la noche, ya que mañana descubriré el secreto de que es lo que se esconde trás la puerta de la habitación de arriba.
Y para que quede costancia de lo vivido, lo escribiré como lo he hecho hasta ahora, en este mi diario.

Querido diario:
Eres mi fiel testigo de las confidencias que no puedo contar.
Gracias por escuchar siempre a mi corazón.
Atento a mis dudas, guardián de tantos secretos.
Hoy te quiero confesar aquello que nadie jamás quiso que supiera.
Quizás por evitarme sufrimientos, por ese motivo no guardo rencor, a partir de ahora tendrán mi ayuda, nunca volveré desde aquellos escalones, atrás, porque la actitud es adelante y sin bajar la cara.
Pensando en que si me veían allí y tan decicida iban a amonestar mi curiosidad.

Subí aquellos escalones, mi hermano prefirió quedar medio escondido, no le entusiasmaba mucho ser mi cómplice, pero para mí ya había llegado el momento de saber.
En el descansillo me detuve como siempre hacía, pero con la idea fija de continuar.
Puse mi mano en el pomo de la puerta y me acerqué a ver si escuchaba algo, pero el silencioso momento, paralizó mi acción de abrirla y aceleraba mi corazón.
Como no tenía mucho tiempo, pues mis padres volverían y me encontrarían allí, me armé de valor, que era bien poco, y empujé la puerta después de mover mi mano para abrirla.

Creí que me caía, la persona que había usado mi ropa se encontraba allí delante de mí.
Una mujer tullida me miraba con ojos de dolor, sus pies no acertaban bien para avanzar y su boca babeaba.
Era como mirarme en un espejo maldito, era mi viva estampa, idéntico rostro ambos, diferenciados solamente por aquellos defectos.

Querido diario:
No puedo permitir que mi hermana esté en soledad por más tiempo.
Mañana hablaré con mamá y le diré que permita que mi gemela viva con nosotros.
Hay que avergonzarse de la malas acciones, no de la vida por defectuosa que sea.
No hay mayor defecto que la falta de empatía con los más débiles.

©Adelina GN

FB_IMG_1563402203127

CONVERSACIÓN PENDIENTE

-¿Hola, qué tal morena?
-Tardé lo suficiente
-No es cierto, llevo esperando ya mucho tiempo, no ves cómo he quedado
-No puedo verte, pero te siento, te pido perdón yo quería partir antes, te extrañaba
-¿Ya has visto al chico?
-Claro fue él quien me ayudó a salir de allí, me dio la mano y tiró fuerte acompañándome en la partida
-Viene muchas veces y sentimos juntos, ahora también estás tú
-Ahora somos ya tres para prestar ayuda y vigilar por los que se quedan, que hasta ahora hemos estado muy protegidos por vosotros
-Pronto los verás a todos, pero no aquí, nos reunimos a su diestra y observamos recibiendo órdenes
-Hay mucho trabajo nadie de los de allí imagina lo corto que a veces es el camino hasta llegar aquí
-Tienes razón y lo complicado que resulta cuando no quieres partir (se escucha decir)
-¡Hola, hijo, ya está aquí el papá!
-Ya lo siento mamá
-Ahora estáis unidos otra vez, que contento estoy, unidos con el hilo que borda el final de la vida
-Verdad hijo, toda una vida y al final te une la muerte a todo aquello que quieres, es la única verdad que existe.
-Mirar lloran por nosotros, si es que somos tres ausencias irremplazables
-Es cierto, mamá, pero mi hermana es fuerte y con nuestra ayuda sabrá llevarlo. Verás, voy a hacerle una señal, ella ya lo sabe, somos energía y nunca nos alejamos del todo.
-Cierto hijo, hazlo como cuando aún estaba yo allí
-Está bien papá, unamos nuestra luz para todos los que sufren nuestra ausencia…

“Y mientras se escribía esta conversación pendiente, la luz del salón jugaba a su antojo, haciendo que todos los que sentían aquellas perdidas, se sintieran conformados con el bordado final que había adornado su partida”

©Adelina GN

tres-nubes-en-forma-de-corazón-blancas-en-el-cielo-azul-85120714