DE PELÍCULA

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2021/03/01/escribir-jugando-marzo-3/

Su aspecto parecía copiado de aquellas películas futuristas.

Había estado posado sobre aquel alambre de espino que cercaba mi parcela, lo observé agazapado y sorprendido…

Al segundo, lanzó un graznido parecido al de un cuervo, trasformando su apariencia de ave para adoptar una figura corpórea en la que no se distinguía hombre o mujer.

Su pelo y sus vestiduras bailaban al caminar y se dirigía a mí…

Yo un simple granjero, de los pocos que quedaron después de la guerra biológica, iba a recibir un mensaje…

De aquella forma aún en prueba, y que dejaba atrás al ya anticuado teléfono.

Adelina GN

ENTRE LAS NUBES

https://lidiacastronavas.wordpress.com/escribir-jugando/

Vuelan y son abducidas las ilusiones, sin aceptar que vuelan solas, que se pierden, se truncan, se mueren…

Entre las nubes se encuentran, zona de confort para ellas.

Un imán me atrae, me llama, mece mis pensamientos, son necesidades que crecen.

Mi morada, castillo elevado al máximo delirio, no sé quién me sostiene, nadie me cree.

Aerostato vuela alto, firme y seguro, llévate mi enajenación que vuelvan mis sueños y mis ilusiones.

Princesa demente, me castigan crudamente, no entiendo, lloro, desespero ciertamente.

Quién soy, quién fui

Sueño de mi ilusión cumplido.

Mi loca poesía, mi realidad…

Quedarás escrita… Siempre dicha

Adelina GN

QUÉ VES

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2020/11/01/escribir-jugando-noviembre-3/

QUÉ VES
Allá por el año 1908 los viajes comenzaron a ser más agradables.
Aquel Ford T facilitaba a los arrogantes banqueros a lucirse. Haciendo alarde de su poderío.
Ser astuto y perspicaz, no es causa del poder ni del dinero.
Entonces habría que aplicar a este reto la fábula del zorro y el ratón y preguntarse ¿Qué ves?
Y así, claro está, pararse a pensar que hay que acordarse de Caronte, el barquero que no pregunta “a dónde”.
Qué tengas o no, aceptes la invitación o no… La gran supremacía que utilizamos para vivir, sobra en todo momento y lugar.
Adelina GN

SU MEDICINA

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2020/10/01/escribir-jugando-octubre-3/
Despertó eufórico, todavía en la cama dirigió su mirada al ventanal, para apreciar el exterior y la vida.
Desde el accidente, se centró en la naturaleza que por su invalidez le obligaba a aprender desde allí.
La música fue una buena medicina, el canto de aquellos pájaros le dio la fuerza suficiente para valerse con el bastón únicamente.
El grupo de aves de la familia de los tráupidos que cantaban posados en la rama del árbol, le amenizaban los días.
Y mientras los escuchaba los señala con la batuta y les ponía nombre…
Tú… eres Poospiza
Y tú… serás Dominiquies
Adelina GN

SIEMPRE SU PRIMER SUEÑO

https://lidiacastronavas.wordpress.com/category/6-escribir-jugando/

SIEMPRE SU PRIMER SUEÑO

Esa mañana Daniel se levantó sonriente, era su cumpleaños, recordó su sueño, que como cada año, había soñado lo mismo.
Siempre se veía igual, haciendo frente a Tiempi, su mejor amigo…
Y digo, amigo, diciendo con coherencia que aquel dragón con el que soñaba cada año, le enfrentaba con la vida.
Daniel siempre se veía así, empuñando una espada que amenazante detenía al tiempo que pasaba mientras se hacía mayor.
Pero, hoy subido en la torre, tenía que aceptar aquel sueño repetitivo durante años.
Era preciso superar, vencer y soñar siempre para no apartar nunca a Tiempi de su vida.

Adelina GN

img_20200601_102406 (1)

YA SE PUEDE

https://lidiacastronavas.wordpress.com/category/6-escribir-jugando/

Habían pasado muchos días, demasiados, me habían parecido una eternidad.
Ahora por fin venían a verme, ya se podía, mis hijos llevaban llave. Así que seguí con la broma, yo soy así, para que van a padecer, seguro que también lo han pasado mal confinados como yo, pero ellos juntos.
Con el tipi y el tótem montado en el salón, simulé estar capturada.
En realidad, todos aquellos días, lo había estado. Ellos solo sacaban al perro, acercarse, estaba prohibido.
Pero ahora… se podía, sonó el teléfono, salté igual que un animal de poder…
Pregunté… ¿Diga?
No podemos ir… iremos mañana…

Adelina GN

img_20200314_084536

LA LLAVE

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/07/01/escribir-jugando-julio-2/

Ante sus imaginarios ojos, ilusionismo, esperaba que apareciese por arte de magia la llave que abriría el candado de la pequeña habitación.
Magia que la mano humeante les indicó que encontrarían en el libro de los hechizos, el grimorio.
Él estaba cómodamente sentado, muy señorial esperaba alumbrado por una tenue luz que la magia le sorprendiese.
De pronto alguien gritó…
¡Aquí está!
Inexistentes sus ojos pudieron ver por arte de magia que la puerta se abría…
Dejando ver la fiesta en honor al aniversario de aquel evento…
Un juego de letras mágico que elogiaba al maestro que ocupaba el sillón.

Adelina GN

reto-julio (1)

LA FIESTA DE VERANO

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/06/01/escribir-jugando-junio/
Sus miradas no se apartaban de la marmita, cocinaban como cada solsticio de verano el brebaje que dotaría a una joven de un apuesto príncipe.
El sol cerca, muy cerca calentaba aquella olla en la que por obra de magia se reflejaba la luna.
Los tres esperaban acechando a la rana para atraparla.
Mientras tanto cada uno la llamaba a su antojo cantando…
Sol: Cura sana anca de…
Sti: Cu cú cantaba la…
Cio: Estaba la… sentada
La fiesta estaba montada y la astuta ranita se encontraba bailando con la joven, que pese a tanta entonación ya la había besado.

Adelina GN

reto-junio

CADA AÑO

Reto https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/04/01/escribir-jugando-abril/

Caminaba cabizbaja, pensativa…
Aquella calle tenía algo, quizás su madre no debió de haberle dado aquel libro a tan temprana edad.
Ese año se había animado y entraría, ya su mayoría de edad la había superado con creces. Cumplía 40 años, y todos los anteriores el mismo ritual.
Ahora lo recordaba… Con su capucha azul y paseando mientras contaba los números de las casas…
El 13, el 15 y seguidamente el número 17
¡Allí debía de entrar! Cerró los ojos deseando que al igual que su madre estaba con vida, también lo estuviera la mamá que no la pudo criar.

Adelina GN

reto-abril