LA LLAVE

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/07/01/escribir-jugando-julio-2/

Ante sus imaginarios ojos, ilusionismo, esperaba que apareciese por arte de magia la llave que abriría el candado de la pequeña habitación.
Magia que la mano humeante les indicó que encontrarían en el libro de los hechizos, el grimorio.
Él estaba cómodamente sentado, muy señorial esperaba alumbrado por una tenue luz que la magia le sorprendiese.
De pronto alguien gritó…
¡Aquí está!
Inexistentes sus ojos pudieron ver por arte de magia que la puerta se abría…
Dejando ver la fiesta en honor al aniversario de aquel evento…
Un juego de letras mágico que elogiaba al maestro que ocupaba el sillón.

Adelina GN

reto-julio (1)

LA FIESTA DE VERANO

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/06/01/escribir-jugando-junio/
Sus miradas no se apartaban de la marmita, cocinaban como cada solsticio de verano el brebaje que dotaría a una joven de un apuesto príncipe.
El sol cerca, muy cerca calentaba aquella olla en la que por obra de magia se reflejaba la luna.
Los tres esperaban acechando a la rana para atraparla.
Mientras tanto cada uno la llamaba a su antojo cantando…
Sol: Cura sana anca de…
Sti: Cu cú cantaba la…
Cio: Estaba la… sentada
La fiesta estaba montada y la astuta ranita se encontraba bailando con la joven, que pese a tanta entonación ya la había besado.

Adelina GN

reto-junio

CADA AÑO

Reto https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/04/01/escribir-jugando-abril/

Caminaba cabizbaja, pensativa…
Aquella calle tenía algo, quizás su madre no debió de haberle dado aquel libro a tan temprana edad.
Ese año se había animado y entraría, ya su mayoría de edad la había superado con creces. Cumplía 40 años, y todos los anteriores el mismo ritual.
Ahora lo recordaba… Con su capucha azul y paseando mientras contaba los números de las casas…
El 13, el 15 y seguidamente el número 17
¡Allí debía de entrar! Cerró los ojos deseando que al igual que su madre estaba con vida, también lo estuviera la mamá que no la pudo criar.

Adelina GN

reto-abril

EN MISA Y REPICANDO

Reto  https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/03/01/escribir-jugando-marzo/

Los años habían pasado, la escena, un calco de lo que su madre le contó.
Trabajarás en lo que te propongas, pero no deberás protestar.
Aunque tu boca se muestre como cosida, negociarás.
Deberás ser buena en lo que hagas, siempre de un modo u otro ha sido así.
Aquel día se entraba en el equinoccio de primavera, María miró al sol y supo enseguida que hora era. Recogió sus herramientas del campo y las guardó.
Dos horas después y coincidiendo con un acto benéfico daba un magistral concierto de lira.
Siempre había sido así, era una mujer polifacética.

Adelina GN

retomarzo

JUEGO DE MESA

Revisando las fotografías que con el móvil hicieron esa Nochevieja, ella y su amiga reían.

El alcohol que habían ingerido hizo a las mujeres olvidar sus penas. Viendo como a su vez sus parejas consumían.
Todo fue bien hasta que se quedaron solos.
Entonces cuando aquel marido al que tenía que obedecer le pidió jugar en la mesa, ella aceptó, regresando con la caja de los “Juegos Reunidos”
Jamás creyó que aquella broma le costaría otra gran paliza.

Pero esta vez había ganado ella, con aquella botella que encontró a mano en una de las caídas, le hizo jaque mate.

Adelina GN

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/01/01/escribir-jugando-enero

20181209_124532

 

TODA UNA VIDA

Todo había cambiado, menos su amor por él. Era cierto que todo parecía estar como el día en el que se marchó. Toda una vida había pasado, lo dejó por algo mejor, decían que la ciudad no era el pueblo. Esta le ofreció a Irene lo que el joven encargado del observatorio, no le hubiese podido dar nunca. Pero ahora todo había cambiado, todo menos aquel reflejo en su taza de café. La luna y las estrellas, un hermoso firmamento que le recordaba a su amor. Cogió entonces la linterna y salió en busca del hombre que nunca debió dejar.

Adelina GN

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2018/12/01/escribir-jugando-diciembre/