LE PEDÍ QUE ME ABRAZASE/Erótico

adelinagn

Ejercito mis dedos entumecidos por el frío. Estoy a un instante de recordar aquel momento en Venecia. Aquel lugar que puso cimientos a mi amor. Aquella experiencia que jamás olvidaré.
Por tal motivo lo escribo, no quiero olvidar, quisiera siempre recordar. Pero será difícil, mi enfermedad avanza y llegará ese fatídico día en el que mi masa gris enferma no me lo permita. Ahora que aún siento lo quiero volver a vivir, dicen, que quedan esos momentos en los que te has recreado y has sido feliz.
Y quiero que sea aquel en el que le pedí que me abrazase…

El panorama era magistral, no la vista, desde el motel al que me llevó Piero después de la fiesta. Un joven italiano que no podía ser más alto. Toda aquella agua misteriosa que bebimos nos perjudicó y mucho. Despertamos sin saber ni quienes éramos, pero, eso sí, satisfechos y con…

Ver la entrada original 402 palabras más

DESOLACIÓN

DESOLACIÓN

DESOLACIÓN

Nadie me iba a creer por tanto escribí un relato, algo que contrastase la verdad con la irrealidad vivida por mí.
No quiero que nadie me crea, por eso cuento los hechos, igual que se cuenta una historia ficticia, un relato que aún faltando a la verdad llega a ser tan creíble como la propia realidad…
Todo estaba preparado de la noche anterior, seguro sería un hermoso día, uno de aquellos días que se guardan en el recuerdo.
El sol brillaba en lo alto de la colina y una primaveral brisa nos llenaba de sensaciones.
Tiré de la sábana, dejando al descubierto el cuerpo dormido de Pol. Me quedé observándolo, su piel blanca y suave me estaban excitando. Pero no era el momento, teníamos que ir a la playa, estaba todo preparado.
En ese momento me levanté dejando caer la parte de la tela que a mí me cubría, así que mi cuerpo quedó desnudo frente a sus ojos, que se abrían en ese instante.
Me pidió que me acercase, le dije que no, que al regreso, entonces era cuando íbamos a disfrutar de aquel momento, que sin querer, yo, alimente al apartar la ropa de cama del cuerpo de Pol.
Poco después estábamos en carretera, haciendo rugir el motor del automóvil que hacía muy poco nos habíamos comprado. Para ello sirvieron los ahorros de la boda ya que no nos llegamos a casar, las circunstancias lo habían querido así, eso y sus padres, claro. Diciéndome que borrarse aquellos recuerdos de mi mente y disfrutase del día de playa.
Con el brazo sintiendo el viento y la velocidad, Pol se arriesgaba emocionado apretando el acelerador. Cien, ciento veinte… y no quise mirar más…
De pronto aquel pájaro se estampó en la luna y el volantazo fue terrible, hasta el punto en el que el automóvil quedó con el techo en el suelo.
Miré hacia Pol y me sonreía, no sabía que ocurría, solo que cerré los ojos un instante y desperté en la cama con él…
Dios mío todo había sido un mal sueño, Pol aún dormía, tiré entonces de la sábana y lo dejé al descubierto. Me levanté y de igual modo que en el sueño dejé mi cuerpo al desnudo. Él me miró y me pidió que fuese a su lado, recordando el sueño y el accidente, no me lo pensé, me acosté…
Sus manos recorrieron mi cuerpo, las mías lo median palmo a palmo, gozamos como nunca lo habíamos hecho. Sin dejar nada para luego, sin posponer nada para otro momento. Nos amamos sin precedentes…
Quedando tendidos en la cama exhaustos, escuché un sonido, unos pitidos me hicieron volver la cabeza y abrir los ojos…
Viendo que estaba un gran número de médicos quise preguntar, pero no pude, frente a mí estaban mis padres y los suyos, aquello ya no era normal, ya que no se hablaban entre ellos, ni con nosotros.
Por momentos mi mente voló hasta los días del conflicto, mi vida pasó como si fuese una película por delante de mis ojos. La crueldad que tuvimos que vivir se apoderaba de mí angustiándome, hasta el punto en que quise saltar de la cama y buscar a Pol.
Volví a la posición horizontal que estaba, me ayudarían a calmarme inyectando en una de aquellas vías que llevaba en el brazo algún calmante, ya que comencé a relajarme, preguntando por Pol en cada uno de mis parpadeos.
Mis ojos se cerraron del todo, pero…
No me había dormido, cuando escuché hablar… Cuando despierte, habrá que decirle que su chico murió…
Abrí los ojos como platos y pese a la entubación, en mi mente grité su nombre.
Frente a mi desolación, alguien me tomó de la mano y soltando una penosa lamentación, dijo, pobre chico, a ver cómo le decimos que su chico ya no está.

Adelina GN

PARA MÍ SON POESÍA

PARA MÍ SON POESÍA

Aprieto sobre mi pecho los cariños de un recuerdo
Los haré confiar al no poner prisa a las ganas de verlos
Erosiona en mi piel la llaga de un amor verdadero
Perfil angustioso de sus callados te quiero
Garantía a una amnistía que te considera culpable a pesar de la inocente sonrisa con la que los atraes.
Decide, es tu corazón el que vuela, es tu ansiedad la que espera…
Amalgama de ellos que deleita tu vida, tu existencia y tu afán por vivirla.
Actúa, no mires, recuerda y vive.
Que los sentimientos no mueren, crecen si con amor, vivos los mantienes.

Adelina GN
http://www.poesiaenorbita.com

YA SE PUEDE

https://lidiacastronavas.wordpress.com/category/6-escribir-jugando/

Habían pasado muchos días, demasiados, me habían parecido una eternidad.
Ahora por fin venían a verme, ya se podía, mis hijos llevaban llave. Así que seguí con la broma, yo soy así, para que van a padecer, seguro que también lo han pasado mal confinados como yo, pero ellos juntos.
Con el tipi y el tótem montado en el salón, simulé estar capturada.
En realidad, todos aquellos días, lo había estado. Ellos solo sacaban al perro, acercarse, estaba prohibido.
Pero ahora… se podía, sonó el teléfono, salté igual que un animal de poder…
Pregunté… ¿Diga?
No podemos ir… iremos mañana…

Adelina GN

img_20200314_084536

UNA PÁGINA DE MI DIARIO

UNA PÁGINA DE MI DIARIO

https://elpoderdelasletras.com/una-pagina-de-mi-diario/ Diario de un confinamiento

Cuento con mi diario, decía para ella…
Irene, tomó su pluma y comenzó a escribir. Palabras surgían de dentro de aquel corazón dolorido por la pandemia que arrasaba el mundo.
Desde hacía mucho su disposición por comunicarse con las letras, se había quedado vacía, aletargada fingía en sus escritos unas palabras positivas, pero falsas.
Qué ocurriría, cómo terminaría todo, su alma se hacía pequeña cuando pensaba en los suyos, ellos eran todos los cercanos y los que estaban lejos. Por todos, aquel diario albergaría un mensaje lleno de esperanza y sentido común.
Comenzó a escribir diciendo: El ser humano está dotado de oportunidades, ocasiones que la vida le brinda para demostrar su valía y superación ante las adversidades que encuentra en su camino.
Pero dentro de este caos, debe saber que todo es un proceso, una nueva lección de amor que renovará cualquier circunstancia herida que hubiese en su vida.
Tenemos que estudiar el fenómeno, creer en nosotros mismos, reunir fuerzas y saber que nuestra luz es para alumbrar a un mundo mejor.
Y siguió sin nombrar al mal, sin oscurecer sus palabras, animando a todo aquel que en un cierto momento leyese su diario.
La gran oportunidad estaba servida, ahora escribía bondad, aconsejaba a vivir, olvidando por un instante, pero con precaución, todo lo que le había frenado su inspiración espiritual y literaria.

Adelina GN

TANTO POR DECIR

TANTO POR DECIR

POESÍA EN ÓRBITA

Mucho que decir, nada que callar, tanto por decir…
Caminó por un laberinto literario encontrando la salida a un olvidado fracaso.
Abocó la masa gris parte de su saber en una hoja en blanco, leyendo el erudito lo que con sus lágrimas había escrito.
Engalanado el autor que aunque novel agradece todo lo que puede aprender.
Lucha por escribir, amor por plasmar letras agradecidas, nacimientos de historias a personas perdidas.
Ya no llora el escritor mientras sostiene su pluma, ahora ora en silencio por las ausencias habidas.
Quiere explicar y explica, que nuestras letras quedarán escritas, mientras otros entonces llorarán las lecturas descritas.

Adelina GN

Ver la entrada original

GOSPEL… EL COLOR DE LA MÚSICA

El principio de mi nueva novela, qué te parece…
GOSPEL… EL COLOR DE LA MÚSICA
Vi amanecer como cada día, aquellos sueños desvelaban mis ilusiones, porque al despertar la realidad era otra diferente.
En aquel lugar de ensueño, la alegría era la gran medicina para curar una bella monotonía que a nuestros padres tenía encantados.
Pero la impaciencia era mala, muy mala compañera de nuestros días, aprendíamos de ellos, los mayores, que tampoco lo eran tanto, pero que su experiencia completaba un ciclo.
Periodos anteriores hubieron, pero aquella era otra historia, un legado anterior que tardarían en explicar, porque las herencias no siempre se reciben a la muerte de alguien, en vida también legan aquello que predispondrá nuestra existencia y la de muchos de nuestros descendientes.
Comienza aquí mi historia, un relato envuelto en legados, en actitudes de antaño y en música, la más bella melodía recogida en un estilo de guetos, de comunidades de raza negra.
Primero me presentaré: Me llamo Irene, os relataré mi vida y las circunstancias que provocaron una complicada y heredada humildad musical.

Adelina GN

¡PRÓXIMAMENTE!

4979b110-076a-4e72-be7f-4b570095d47b

POESÍA PARA UN DÍA

POESÍA PARA UN DÍA

POESÍA EN ÓRBITA

Abrazada a tus recuerdos desperté afrontando la vida que sigue, hoy y siempre ayudada por tu luz, la que me muestras siempre.

Dejé volar mis sueños que atrapados en el miedo encontraron agotado mi cuerpo, de llorarte, de quererte presente.
Dame valentía, coraje para pensarte, que mis pensamientos traspasen la realidad, que la mentira sea una sola, que del todo no te fuiste.
Amanecí recordando lo que representó aquel día, aquel que al anochecer te irías. Gritaré sentirte, que me acompañes por siempre, que ningún reloj me diga la hora en que te fuiste, pues esa, no existe.

Perseguiré siempre los recuerdos, ellos me llevan a ese momento que deseo recordar, a pesar de que este no quisiera que fuese real, pues estarías a nuestro lado y nada hubiese sido igual.

Adelina GN

Ver la entrada original

Destacado

PUBLICIDAD/LIBROS DE NARRATIVA

Soy a mi edad una escritora novel, una aprendiz de las letras, una mujer que comenzó tarde en este maravilloso mundo de la Literatura, escribiendo siempre al amanecer, en ese instante en que comienza algo tan grande para cualquier ser humano, como puede ser, el alba de un nuevo día en su vida.

Descubre mis historias de narrativa:

“Trilogía de sentimientos”  Segunda edición

“La chica de ayer”

Venta directa por WhatsApp: 692193870

Información sin compromiso:

raniaideazul@gmail.com