MADRE

MADRE

La soledad me invade poco a poco abrazándome la ansiedad
Albergando en mí la duda, la duda de una posible eternidad
Te fuiste madre mía, te fuiste con la muerte, dejándome sola, sola con la vida
No quisiera vacilar con la fe y la creencia, quisiera esperar, paciente estar de poder verte al llegar el final.
Añoro tu lealtad de madre, tus dulces caricias, los consejos amables.
Sin reproches te fuiste rozando conocer mis sueños, que triste me vuelve tu ausencia, quiero sentirte, sentir tu presencia
Es esta tu florida morada, el paraíso de flores que reclama tu mirada, el lugar que también extraña tus trabajadoras manos.
Para honrarte como madre estas palabras escribo, en el mes de las flores, en el día de las grandes.
Un beso al Cielo por ti madre, un recuerdo por la mujer valiente, por la esencia de tu bondadoso ser.

Adelina GN

UN GRAN AMOR

UN GRAN AMOR

La conocí en la verbena de mi pueblo… 

Era la mujer más bella que había conocido. Nos presentó su prima. Aquellos serían los días más felices de mi vida…
Pero os cuento, ya que estaréis esperando descubrir cuál es ese gran amor…
Hermosa como un amanecer en la playa, me robó el corazón nada más verla.
Educada y sencilla, vestía de blanco aquella noche, portando solo un adorno en su pelo, unas violetas…
Baile con ella durante toda la noche, nuestros movimientos resultaban ya obscenos, por lo que decidimos abandonar la escena donde estaba naciendo un gran amor…
Aquella noche la pasamos juntos, a la mañana siguiente cuando amanecía, desperté y estuve contemplando lo guapa e inmaculada que era, a pesar de todo lo que allí había pasado…
Tomé las flores que sutilmente retiré de su pelo para no estropearlas, cuando dejé su cabeza en la almohada y salí al patio a plantarlas…
Imaginé una bella alfombra de aquellas violetas, si florecían, pero la naturaleza es muy caprichosa y tenía aquella duda…

Un año después…
La incógnita sobre si brotarían las flores, se había disipado, un manto copioso color violeta adornaba aquel rincón de mi casa, bello y hermoso como ella…
Pero era lo único que quedaba de la mujer que usurpó mi corazón y ancló su recuerdo en mi retina al mirar aquellas flores…
Después de haberla amado día y noche no tuvo compasión de mí y marchó al finalizar las fiestas…
Ahora solo llenaba mi vida aquel jardín violeta, en el que una silla blanca como el vestido que la envolvió la noche que la amé, vestía ahora el lugar y en la que reposaba un ramillete de bellas violetas que hacían honor a su nombre.
©Adelina GN

 

¡NECESITO HABLARTE!

Decirte que todo está bien, que hace mucho que no te escribo, pero es que me dicen que deje de hacerlo, pero no quiero, te echo mucho de menos y es algo que me fortalece. No te enfades si no te pido que me ayudes, me han dicho también que he de dejar que partas, que siempre estarás conmigo, eso lo sé, pero que no te hace bien que te retenga pidiendote que me ayudes, pero tampoco dejes de hacerlo. Para nada y sería incapaz de hacer algo que te lastimase espiritualmente, por eso mismo rezo, no dejó pasar un momento que mi recuerdo no sea para ti, que lastima de tiempo que perdí de no estar a tu lado y contarte como ahora mis inquietudes, seguro que no hubiésemos estado de acuerdo, pero no importa el tiempo ese hubiera sido nuestro y ahora estarían también en mis recuerdos a pesar de que tú no estás físicamente. Ese es uno de los motivos en que el día de hoy que estoy triste, quiero compartir contigo mi vida, mi hogar, el sol, la esperanza… ya que pese a todas las adversidades de la vida, todo con el tiempo vuelve a florecer…
No te olvido hermano, te quiero… quiereme 😦

Deli

0d3d3ec5-cf11-491d-a8ea-07d0e78a6053