MIL IDEAS

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2020/02/01/escribir-jugando-febrero-2/

MIL IDEAS
Prendían en su mente miles de ideas, igual que al encender una cerilla, rápida y veloz, la llama de la imaginación ardía en ella.
Su mente llegó a visualizar como el árbol mental crecía y crecía, dando a su creatividad para escribir toda aquella sabiduría.
Tomó la pluma entre sus manos, correctamente sus dedos sujetaban aquel instrumento para engendrar las historias…
Todo estaba listo, la imagen de la concepción de sus pensamientos, aquello que crecía y quería que se leyese…
Y entonces comenzó a escribir: No guardo muchos recuerdos de aquel año, nací en 1827…
Cuando se inventó la cerilla.

Adelina GN

img_20191215_125153

SU MEJOR REGALO

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2020/01/01/escribir-jugando-enero-2/

Viendo aquella carta con la que tenía que iniciar el juego, Irene se identificaba con la niña portadora del gran regalo.
Enero era el mes en el que cumplía años, entonces pensó, que su gran premio había sido siempre su vida.
La fortuna de acumular experiencia año tras año, comprometerse a cargar con lo que se aprende, moldeando de ese modo el reto que jugando a lo largo de los años se escribe tu historia.
Por tanto, esta vez sería ella la protagonista, su estrella y su montón de primaveras iban metidas en aquella caja, envueltas en papel de esperanza.

Adelina GN

reto-enero

FUENTE DE CALOR

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/11/01/escribir-jugando-noviembre-2/

Un gélido escenario era aquella calle que a la mayoría le servía de hogar.
Los edificios dañados por la guerra química se iban asolando poco a poco.
Mientras, los efectos a consecuencia de la falta de cultura seguían cargándose a la humanidad, alimentando la agonía y la muerte del saber…
¿Cómo? Quemando montañas de libros para calentarse.
Un rayo de esperanza apareció en aquel suspiro, cuando Alex despertó viendo que todo había sido un sueño.
Salió corriendo apartando con rapidez la lona que cubría aquella antigua máquina de juegos…
Sonrió, estaba a salvo su amigo el libro y su lectura.

Adelina GN

reto-noviembre (1)

 

EL ROSETÓN

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/10/01/escribir-jugando-octubre-2/

EL ROSETÓN

Hasta entonces en la cripta aquel rosetón en el suelo había permanecido cerrado.
Una especie de tapadera con cierre de seguridad, escondía de lo que en realidad se trataba aquella ornamentada estructura.
En la jaula se guardaba con recelo por sus antepasados, la llave con la que sería pronto abierta.
Había llegado el día, la joven princesa era proclamada reina, pero antes la prueba crucial para serlo.
Tomó la pieza de cobre abriendo aquella claraboya centenaria que decoraba la estancia privada del castillo.
Tenía que parecerse a ella, a la primera mujer que fue el pilar que levantó aquel reino.

Adelina GN

img_20190831_093908

LA DIOSA DE LA CREACIÓN

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/09/01/escribir-jugando-agosto-2/

LA DIOSA DE LA CREACIÓN

Perfecta, impecable, una creación idéntica a ella que contemplaba orgullosa. Otro de sus éxitos que incrementaría en su carrera riquezas y prestigio.
Así era el rostro que Izanami, cirujana de estética facial, había logrado en su amiga y en aquel experimento que ocultó al mundo.
La luna reflejaba su luz sobre el agua estancada en la fuente del jardín de la mansión. Los invitados abandonaban entonces la fiesta y todo quedaba en calma.
Era el momento de que su doble disfrutase de libertad, abriendo la puerta del zulo donde la tenía, sacó de allí a la creadora de ella misma.

Adelina GN

reto-agosto

MI VIEJO

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2019/05/01/escribir-jugando-mayo/

Es tiempo ya de que os cuente este secreto que pronto tendré que experimentar.
Lo vi abrazando aquel viejo cofre que a su vez era un reloj y que nunca sacaba de la vitrina. Llevaba tiempo diciendo qué… “Un día de estos dormiré profundamente, no intentéis despertarme, habrá llegado el momento en el que soñaré mi último sueño”
Acomodó entre sus barbas de casi cien años, como su tesoro, el tiempo que le quedaba para soñar y fue, poco a poco cerrando los ojos.
Mi viejo quedaría dormido, sería otra estrella en el firmamento. Y allí plácidamente soñaría por siempre.

Adelina GN

reto-mayo

EL TIEMPO APREMIA

EL TIEMPO APREMIA

#damelahistoriatu

La historia se repetía, Irene volvía a encontrarse en aquel punto de partida. Pero esta vez su gran afición la llevaría muy lejos o al menos aquello era lo que ya todo el mundo le decía.
Adoptó la misma posición que la instantánea de aquellos años, tomada desde la parte alta de la estación. Alguien se la había hecho llegar anónimamente aquel día. Ahora la miraba con alegría, la acunaba entre sus manos, mientras esperaba el momento que la llevaría a presentar sus letras, su trabajo.
Igual que aquella vez su ilusión no se escondía, la inspiración seguía activa, ni un ápice disminuyó en todos aquellos años. Por lo que la expectación ahora le brindaba la posibilidad y era más fácil de convertirla en éxito.
Mientras miraba la imagen observó que todo lo que estaba a su alrededor se iba desenfocado, tenía que darse prisa o llegaría hasta ella aquella difuminación del momento.
El tiempo apremiaba, Irene se apagaba, pronto sería un escrito más entre los de sus compañeros, un ejemplar situado en las antiguas y viejas estanterías de las bibliotecas.
Formaría ahora parte de ese colectivo escogido por sus méritos literarios, en una comunidad de alienígenas. No sabía dónde, ni cómo, pero acertaba al pensar que ahora era posible. Nunca más a la decadencia de la escritura, jamás la literatura moriría a pesar de que de la faz de la tierra los escritores desaparezcan.

©Adelina GN