PIENSO… LUEGO ESCRIBO

ABANDONO
No intentes echar el ancla tan pronto, no te rindas, aunque la profundidad te lo permita…
Si fondear el océano de tu conciencia te somete a sumergirte muy hondo, no temas, saldrás a flote.
Y te darás cuenta de que tu fuelle te permite ahora aguantar más tiempo.
Pero, sin confiarte, toma aire y vuelve a bucear en ella.
Sin duda, tu capacidad respiratoria, ha mejorado.

Adelina GN