Para ti mamá/Adelina Gimeno Navarro

MI MAMÁ ME MIMA

No lo puedo asimilar, y antes, bromeaba con ello, pero pasa el tiempo y veo la realidad

tenía que haberte querido más, mucho más, infinitamente más.

Querer es poder y yo me dije, sí puedo, pero no con la intensidad que tú a pesar de todo me querías.

Te quiero y mucho, sé que no me dejas, y que me cuidas, lo sé, te siento mamá, en tu paraíso donde el olor de la tierra mojada cada vez es más intenso.

Pero quiero ser sincera, te querré siempre, olvidar que te fuiste y vivir con tus palabras, vivir por ti, aquello que Dios te privó de estar con nosotros.

Todos los días quiero confirmar mi participación de cariño hacia ti, en ese instante en el que el amor de madre se desborda y pido al Cielo quererte tanto que no te olvides de enviarme ese amor de madre que siempre me diste.

Deli

MADRES, MADRES

MADRES, MADRES

Las que siempre están ahí
Las que nunca dicen, no…
Tú, ella y yo…
La esponja de sus lágrimas
Las que se rompen por su dolor
Las que nunca dicen, no
Ellas, tú y yo…
Las sufridas en la agonía de una decisión
La bondad hecha mujer
La distinta
La igual
Las que nunca dicen, no
La que parece serena ante el mal
Las que pronuncian un te quiero antes de preguntar, porqué
Por ellas que no están, por ti y por mí
Feliz día mamá
Adelina GN

MADRE

MADRE

La soledad me invade poco a poco abrazándome la ansiedad
Albergando en mí la duda, la duda de una posible eternidad
Te fuiste madre mía, te fuiste con la muerte, dejándome sola, sola con la vida
No quisiera vacilar con la fe y la creencia, quisiera esperar, paciente estar de poder verte al llegar el final.
Añoro tu lealtad de madre, tus dulces caricias, los consejos amables.
Sin reproches te fuiste rozando conocer mis sueños, que triste me vuelve tu ausencia, quiero sentirte, sentir tu presencia
Es esta tu florida morada, el paraíso de flores que reclama tu mirada, el lugar que también extraña tus trabajadoras manos.
Para honrarte como madre estas palabras escribo, en el mes de las flores, en el día de las grandes.
Un beso al Cielo por ti madre, un recuerdo por la mujer valiente, por la esencia de tu bondadoso ser.

Adelina GN