ESCRITO AL AMANECER

Gracias, Gracias, Gracias

Hoy tengo que escribir sobre varios temas; todos ellos importantes a cuál de ellos pienso que lo, es más. Por consecuencia en el escritorio de mi mente un cúmulo de notas previas se amontonan y cordialmente se ceden el paso.

– ¡Tú, primero!

– No por favor, tú, primero

Pero no son ellas, soy yo quien les tiene que adjudicar un sitio a mis letras, el lugar para plasmar en ellas, en esos acontecimientos a mis sentimientos que encogiéndose de dolor unos y de alegría otros, incluyen sin duda, ese tan grande que no deberíamos de olvidar jamás, el agradecimiento.

Así pues, ya estoy tardando, me pongo a escribir, y leer, ser conscientes de que lo que interpretáis no tiene un lugar de preferencia, irá escrito al azar y con mensaje de agradecimiento siempre.

“GRACIAS”

He ganado un premio, ha sido la experiencia más maravillosa de la que he podido gozar en estos diez años, en referencia con la literatura. A pesar de que, sin ellos, sin los deseados premios, yo escritora de sentimientos soy feliz de igual modo.

Dos días de ensueño, horas de aprendizaje que no estoy dudando de poner en práctica desde aquel instante en que lo aprendí. Poco a poco y por supuesto con ayuda, y siguiendo de cerca mil consejos que me puedan dar.

A mi querida Lola, gran profesional, le agradezco la oportunidad de participar en esta maravillosa experiencia que tan enriquecedora está siendo.

Hablo en presente porque es ahora cuando empieza todo, y esta, la frase que se me adjudicó, me lo dice: Sé feliz con valentía estás en el camino.

Todo es aceptable, todo enriquece y sin dudar eché la vista atrás, recordé qué día era, a mi mente vino una fecha que me predisponía a una casualidad nada casual, mejor digamos causalidad. Días importantes y dolorosos, días de celebración, fechas insultantes de un modo u otro que te despiertan y te hacen pensar.

Una de ellas, hoy, ya cuando todo a pasado, cuando el evento ha terminado, es el del nacimiento de mi hermano, yo no lo recuerdo, era demasiado pequeña, pero lo que hago es poner en mi mente esas palabras que él me decía y que me han acompañado siempre.

“Deli, tendrás suerte verás, aprende, disfruta de lo que haces y no pidas nada más. Que la salud te acompañe, mírame a mí, ya no puedo dibujar, ya no sé dibujar”

Emocionado siguió hablando, frente a él, su pantalla del ordenador en donde, pegada estaba una frase escrita en un papel, que decía: La vida es un don que no debe causarnos dolor.

Frase que con los ojos tristes acariciaba mientras, pasando el dedo pulgar por encima, y que, yo al fijarme, veía su mano hinchada.

¡Tienes toda la razón Manolo!

He de agradecer siempre tus consejos, siempre me has apoyado y siempre lo harás. Te doy las gracias por ello y si en aquel momento no te abracé, lo hago ahora, nunca es tarde, siente en este día mi cariño, yo siento el tuyo. Sé donde estás, sé que tu luz me ilumina y siempre seguiré tus pasos de humildad, agradecimiento y tesón.

Te quiero hermano, por ti tendré un feliz día de tu cumpleaños.

Y estas son mis dos crónicas, mis escritos sin orden de lugar, ni predilección porque los dos me han enseñado la importancia de atender y luego poner en práctica la enseñanza recibida, siempre con agradecimiento.

Adelina Gimeno Navarro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s