DE PELÍCULA

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2021/03/01/escribir-jugando-marzo-3/

Su aspecto parecía copiado de aquellas películas futuristas.

Había estado posado sobre aquel alambre de espino que cercaba mi parcela, lo observé agazapado y sorprendido…

Al segundo, lanzó un graznido parecido al de un cuervo, trasformando su apariencia de ave para adoptar una figura corpórea en la que no se distinguía hombre o mujer.

Su pelo y sus vestiduras bailaban al caminar y se dirigía a mí…

Yo un simple granjero, de los pocos que quedaron después de la guerra biológica, iba a recibir un mensaje…

De aquella forma aún en prueba, y que dejaba atrás al ya anticuado teléfono.

Adelina GN