AL ABRIGO DE LAS OLAS

Cómo poder decirte que tu cuerpo crea sortilegios de amor que amortizan un sentir maravilloso, que desnuda y acompleja mi excitación.

De mi vela eres el mástil, de mi corazón el timón.

Todo al servicio de mis vicios, al compás de mi querer.

Siento arder mis manos que adornan tu piel, que sofoques mi calor al abrevar de ti, deseo complaciente que calmes mi sed.

Todo tu ser encarnecido sanado por mi lengua es.

De mi barco el marinero y el capitán de mi amor.

En la orgía marinera la mar será el lecho, nuestro orgasmo al atardecer, a las sombras rojas de un cielo que escuchó nuestro placer.

Adelina GN

Ver la entrada original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s