elpoderdelasletras.com Página de escritores independientes
Vuelvo a escribir en este diario, oportunidad esencial que me ha brindado una idea. Una mano que aprieta mis pensamientos, exprimiendo estos hasta el punto de segregar esos pensamientos en los que las palabras que escuchas te hacen dudar. Nunca lo haces de la verdad que ves, la siniestra mano que oprime la bondad de aquel que obedece te angustia y hace que ansíes un buen hacer por su parte.
Pero no están por la labor, encarnecidas palabras que nos dañan a todos exponen en sus sostenibles gradas; desde donde pelean un asunto que no nos beneficia. Mientras tanto miran sin ver al coso en el que nos encontramos nosotros, personas obedientes, niños con un fuerte espíritu y mayores con ganas de vivir todavía.
No pedimos nada más, simplemente que peleen por aquello por lo que pelearon, por lo que ganaron. Por lo que hace falta a una gran, gran familia que muere, busquen esa comida que necesita el bicho y que muera, para que entonces vivamos esa normalidad a la que me niego a llamar, nueva.
Desde estas líneas, pido que no nos traten como corpóreos de papel, que se mueven, al son de sus voces, que somos y queremos ser personas sin que nos arrebaten nuestra identidad sin ser preciso.
Galimatías de hechos, de palabras, de obra y omisión…
Piensen todos ellos la definición de sus palabras las dichas y las calladas, porque yo lo hice y encontré que: Omisión, es textualmente, leído del diccionario de la RAE para ustedes por si no lo saben: *Flojedad o descuido de quien está encargado de un asunto.
Adelina GN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s