Era la última revisión después de la complicada operación. Mi primera visita fue al centro, aquellos grandes almacenes me estaban esperando. Era libre, ahora ya no tendría que esconder mi malformación facial que afeaba mi rostro. Voy entrando en él y es escalofriante, al poner el pie en la escalera mecánica, recuerdo el día que Pol tuvo el accidente. Fue lastimosamente una fatalidad aquel percance que le costó la vida.
Me llevo la mano a la cara, noto algo extraño, pero no noto nada, algo sensible tengo la piel, aunque es pronto, es la primera luz que roza mi rostro, en fin, intentaré no obsesionarme.
Miro enfrente y otra vez los recuerdos, la joyería, dónde si no podría haberme comprado el diamante, allí, el más caro el que le pedí…
Dios, Pol era un rico asqueroso, tremendamente baboso adinerado, lástima que mi paraguas se cruzase con sus piernas aquel fatídico día.
Todo fue un accidente, nadie me pidió cuentas, cómo iban a hacerlo. A la esposa? Una jovencita con la cara marcada? Pues no señores, fui la viuda apenada…
¿Pero qué es esto? Lo que pensaba que era sudor está resultando ser un líquido viscoso que sale de mi piel.
El médico me dijo que estaba todo bien, no lo entiendo, Artur era el mejor cirujano de la ciudad y amigo de Pol…
Después de heredar su imperio, me reí yo, él ya no podía burlarse de mi cara rasgada como decía con ironía, negando su dinero para arreglarla…
Mientras yo viva no te operas, solo de éste modo me serás fiel en vida y puede que después de muerto.
Aquello solo se lo creía él, teniendo su dinero haría aquello que yo quisiera…
Estaba incómoda, no dejaba de tocarme y ensuciaba mi piel, entré en el lavabo, para ver qué ocurría…
¡Socorro! ¡Qué era aquello!
Tenía toda la piel enrojecida, y agrietada por donde rezumaba aquel líquido viscoso…
Seguidamente por donde me había retocado, la carne comenzaba a transformarse en una masa gelatinosa…
En aquel instante por los altavoces del centro comercial avisaban del cierre…
Y mi teléfono móvil sonaba, no acertaba a contestar, ya parte de mi pómulo había caído y se encontraba en la grifería…
¡No me digas eso!
Ten compasión, no puede ser cierto lo que me estás diciendo…
Era Artur quien me hablaba…
Perdóname Julia, tan solo cumplí órdenes de Pol, me dijo que si le ocurría algo y me pedías que te operase que hiciese lo posible para que nunca pudieses serle infiel…
¡Nooo!
Adelina GN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s