Desde un tintero llamado corazón

Hoy he amanecido alegre, dando gracias a la vida por todo lo que tengo, que es mucho.

Y después de vivir dos horas de este domingo, le pido no envejecer olvidando, que mi crecimiento mental se desborde aunque las arrugas de mi piel no quepan en mi cuerpo.

Adelina 13-01-19

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s