Dudo, luego escribo.

“Pienso… luego escribo”
Si hay una respuesta a tanta pregunta, la tendremos que averiguar, pues no podemos vivir con esas dudas, a una servidora también la asaltan.
Adelina GN

El destrío

¿No tendrá un punto de soberbia este oficio de escribir?

¿No será que caemos en lo pretencioso, que nos volvemos fatuos y que, encumbrados en nuestra idea de lo perfecto, abusamos de lo necesario y nos perdemos en formas y figuras?

¿Acaso escribimos como hablamos?

¿Cuánto sobra de todo lo que escribimos? ¿Cuánto es adorno, cuanto se queda en la superficie, cuanto dice tanto para en realidad no decir nada?

¿Por qué me persiguen tantas dudas? ¿A qué tanta vuelta, tanta palabra rebuscada y tanto adjetivo inútil?

¿Dónde está lo justo? ¿Cuál es el término medio, la medida, la cantidad y la forma de la verdad desnuda?

¿Por qué escribo esto usando precisamente las maneras que desdeño?

¿Es que no hay otra forma?

Ver la entrada original

2 comentarios en “Dudo, luego escribo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s